¿Qué está pasando con los masivos incendios en el corazón del Amazonas y por qué son tan graves?

El mundo 21 de agosto de 2019 Por
El verano y la temporada de calor propician la propagación de incendios forestales en diversas partes del mundo.
ECht5PJXkAQBQ1c
Foto: Twitter

Lo que sucede ahora en la selva del Amazonas es un caso particular, ya que este fuego podría estar relacionado al presidente de Brasil.

Los incendios en el Amazonas: ¿son normales?

Un incendio descontrolado nunca es una buena noticia, pero en el Amazonas el problema es aún más apremiante. Este maravilloso centro de vida animal y vegetal cubre el 40 % del territorio de Brasil, con una extensión de 6 millones de kilómetros cuadrados. Se trata de la reserva biológica más grande del mundo y es un actor clave en la lucha contra el cambio climático.

El 16 de agosto, la NASA publicó imágenes que muestran que el humo resultante de los incendios puede verse desde el espacio. La administración explicó que la cantidad de fuego total en Brasil no sobrepasa por mucho los niveles anuales promedio, pero esto se debe a que en regiones como Mato Grosso y Pará los incendios han sido menos intensos que en años anteriores. Pero en el Amazonas ha sucedido lo contrario.

Se incendia el Amazonas. Hace 16 días. En las noticias no hay lugar para la muerte cotidiana de los pulmones del mundo.


Satélites de la NASA muestran cómo arde la Amazonia de Brasil 
 
El Insitituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) en Brasil afirmó que 2019 es el año con la mayor cantidad de incendios en la selva: hasta ahora se han registrado 72,843. Se trata de un crecimiento del 83 % en comparación con el año anterior.

Como detalló la NASA, es en julio y agosto cuando el fuego tiende a extenderse con mayor facilidad en el lugar, debido a la sequía. Pero también aumenta debido al fuego que utiliza la industria agrícola y ganadera para despejar la tierra y utilizarla con otros fines.

São Paulo anocheció en pleno día por quedar debajo de una nube de humo. El Amazonas está sufriendo un incendio enorme, arrasando con fauna y flora extremadamente valiosa para el ecosistema. El gobierno hace la vista gorda, no saben que tienen en sus manos los pulmones del mundo.


Jair Bolsonaro y el medio ambiente

Aquí es donde el problema adquiere tintes políticos. 2019 también es el año en el cual Jair Bolsonaro asumió la presidencia de Brasil.Desde antes de resultar ganador en las elecciones, Bolsonaro defendió la explotación de los recursos del Amazonas y aseguró que las leyes de protección ambiental son obstáculos que no le permiten a la industria nacional progresar tanto como debería (esa misma pasión por la productividad también lo llevó a decir que las mujeres no deberían ganar lo mismo que los hombres porque se embarazan y piden licencias de maternidad).

 Bolsonaro decidió que era favorable para Brasil extender la extensión de haciendas de terratenientes sobre la selva amazónica y extender así la.producción de carne.

 Aunque el Presidente argumenta en presentaciones y redes sociales que la gente lo acusa falsamente de ser el principal responsable detrás de los incendios en el Amazonas, los científicos opinan lo contrario.

El INPE señaló que este rápido y radical incremento en el número de incendios no puede explicarse de forma natural, por lo que su relación con la toma de protesta de Bolsonaro es evidente.

Durante la época de sequías, ¿quién pensaría que el fuego, que aparece todos los años, sería provocado de forma intencional? El instituto afirmó que estos incendios son iniciados por los granjeros que buscan deshacerse de la selva, para conseguir espacio libre para la cría de ganado.

No ayuda mucho al caso de Bolsonaro el hecho de que el 3 de agosto él despidió a Ricardo Galvão, el director de INPE. Esto porque el científico informó que la deforestación aumentó un 88 % en comparación con el mes de junio del año pasado.

Según informa Vix el presidente acusó a Galvão de ser un mentiroso y de querer dañar la industria brasileña con información falsa. Por eso lo removió de su cargo.

Al hablar sobre la destrucción de los ecosistemas y los peligros del cambio climático, se nos suele pedir a los civiles que realicemos cambios en nuestra vida diaria para cuidar al planeta. Pero con hechos como éste, ¿no resulta evidente que los gobiernos y las empresas cargan una responsabilidad y un poder mucho mayor al de a gran mayoría de nosotros?

Boletín de noticias